Nov 122013
 

El ayuntamiento de San Martín de la Vega está velando siempre por los intereses de sus ciudadanos, para que no caigamos en el aburrimiento fácil, en la desidia cotidiana, y en la más profunda de las depresiones. Constantemente inventan nuevas formas de sorprendernos.

En esta ocasión han intentado juntar una tradición proveniente del Imperio Bizantino, el despotismo, con la libertad de prensa. El caso es increíble porque desafiando las leyes de la física intentan juntar el agua con el aceite. Según se dicta desde el consistorio, desde ahora no puede haber en los centros municipales revistas que contengan publicidad de negocios que se encuentren situados en otros municipios (esto es despotismo o, más castizamente, por que lo digo yo) salvo el caso de Avanza, que sí tiene, y ha tenido, los anuncios malditos (esto es libertad de prensa). De este sinsentido sale el nuevo invento del ayuntamiento y los que lo gobiernan, el desPPotismo.

Desde la Asamblea Popular 15M de San Martín de la Vega nos preguntamos: ¿Alguien más se ha dado cuenta de que la excepción a la regla es la revista Avanza, que no deja de ser un descarado panfleto publicitario del PP? ¿Que el desPPotismo es una nueva forma de llamar a la dictadura del capricho de unos pocos que ni siquiera se molestan en ser coherentes en sus excusas? ¿Que detrás de estos actos de férrea censura se encuentra el deseo de que la población no sepa lo que ocurre de verdad y solo la versión oficial de los hechos? ¿Cuánto tiempo tardarán en darse cuenta de que nosotros no somos los tontos? ¿Cuándo piensan en hacer su trabajo que no es otro que el de servidores, nuestros servidores, públicos?

Para despedirnos solo una recomendación: Hay problemas mucho más importantes en el municipio que si las revistas que se encuentran en los centros municipales tienen anuncios o no de negocios de otros lugares. Tanto fervor en hacer las cosas puesto en los lugares convenientes nos habría ahorrado la pérdida de servicios tan importantes como el tren de cercanías o la residencia de ancianos, y por favor no vengan con la manida respuesta de la rentabilidad, ustedes tampoco nos están resultando nada “rentables” y ahí siguen.

Dic 172012
 

La cementera Portland-Valderrivas de Morata de Tajuña quiere incinerar en sus hornos plásticos, neumáticos, lodos, vehículos y otros residuos, y ha solicitado la autorización a la Consejería de Medio Ambiente[1]. Las emisiones afectarán a la población y el ecosistema en un radio de 30 km, incluida la ciudad de Madrid.

La incineración de residuos, especialmente en cementeras, produce la emisión de contaminantes como metales pesados, partículas, dioxinas y furanos. Todas estas sustancias suponen un grave peligro para la salud de los habitantes y del medio ambiente. Aunque los efectos no se manifiesten de forma inmediata, a largo plazo la exposición a estas sustancias puede tener terribles repercusiones para muchas personas. La Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer ya ha confirmado que las dioxinas causan cáncer. La Organización Mundial de la Salud en su última revisión de los niveles de exposición de las personas a los contaminantes ha establecido que no existe ningún umbral seguro de concentración de micropartículas.

La autorización para la realización de esta actividad a las cementeras es sorprendente. En los  últimos años se ha generalizado, con el apoyo de las administraciones. La razón es puramente económica. Pero si ya desde Bruselas se proponen otras formas más sostenibles de gestión de la basura, así como prohibir en 2.020 la incineración, continuar en la misma línea devastadora es absurdo.

Ante la necesidad de crear una cultura de reciclaje, muchos ayuntamientos y colectivos están solicitando un debate  y que l@s ciudadan@s podamos intervenir en estas decisiones que tanto nos afectan[2]. La Asociación de Vecinos de Morata está trabajando para evitar que la Cementera Portland-Valderribas comience con la incineración[3]. El penúltimo capítulo de esta lucha es la presentación de una la denuncia en la Fiscalía General del Estado contra la Comunidad de Madrid por la Autorización Ambiental Integrada, y por permitir el incumplimiento de la legislación a la empresa[4]. Esta denuncia ha sido apoyada por diversas asambleas y comisiones del Movimiento 15-M madrileño, entre ellas, Medio Ambiente Sol[5]. Nuestra asamblea también nos adherimos y estamos recogiendo firmas de apoyo en nuestro pueblo[6].


Abr 222012
 

Quizás aún no lo sepas, pero la empresa Portland Valderrivas “El Alto” ha solicitado autorización para quemar (“valorizar”) residuos muy perjudiciales para nuestra salud: lodos de depuradora, plásticos, fracciones de vehículos, neumáticos, harinas cárnicas y otros residuos peligrosos. En el año 2001 ya se intentó aunque se suspendió por la oposición de los vecinos de la comarca. Por este motivo volvemos a decir “NO” a la quema de residuos en la fábrica El Alto.

Más de 3.000 médicos y científicos de todo el mundo avalan la peligrosidad de la quema de este tipo de residuos para la salud, tierras y cultivos así como para el futuro de nuestro pueblo y nuestros hijos.

Asamblea Popular 15M de San Martín de la Vega

Abr 222012
 

¡Vecinos de San Martín De la Vega!

Como ya sabréis todos, este Ayuntamiento nos comunicó que el próximo 4 de Abril de 2012 nos quedamos sin servicio de tren cercanías RENFE “Parque Warner SMV Pinto”.

Como ciudadanos de este municipio reclamamos: ¡No al cierre del tren! El cierre de este servicio va a repercutir de una forma negativa en los habitantes de este pueblo. Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, a través de nuestros impuestos, hemos pagado estas instalaciones, por tanto no nos resignamos a aceptar tales decisiones.

Como todos sabemos, se está derrochando y malversando el dinero público de nuestros impuestos a manos de políticos corruptos y sus amigos empresarios, los cuales obtienen grandes beneficios en contratos de obras y servicios. Su ambición y codicia insaciables son una carga y un sacrificio para el ciudadano, al cual se obliga a pagar mayores impuestos. No pasa un día, en que no aparezca en los medios alguna noticia relacionada con la corrupción.

No hay más que ver la malversación en obras faraónicas sin ningún provecho como: aeropuertos, monumentos, eventos, etc. A todo esto, debemos añadir delitos como el tráfico de influencias, las comisiones en contrataciones, el desvío de fondos públicos, el fraude fiscal, y un largo etcétera, conocido por todos.

No se pueden eliminar los servicios básicos para la ciudadanía y para el desarrollo de los pueblos. Por otro lado debemos manifestar y reclamar a nuestros políticos y a los que ellos sirven, banca, corporaciones, gran capital etc., que la austeridad debe empezar por ellos mismos y sus abundantes privilegios de los cuales no recortan un ápice.

Lo primero es predicar con el ejemplo. No estaría de más que ellos mismos, los que se dicen nuestros representantes, comenzaran a recortar sus salarios, gastos de representación, dietas cuantiosas, transporte, telefonía móvil gratis, sueldos vitalicios con pocos años de cotización, etc.

Ellos pueden seguir disfrutando de estas condiciones pero los demás no.

Si no reclamamos nuestros derechos básicos ahora, permitiendo estas y otras actuaciones, seremos responsables de nuestra decadencia y lamentaremos en el futuro las consecuencias derivadas de nuestra pasividad.

A diario, asistimos a un desmantelamiento de servicios y derechos sociales, que por otra parte pagamos cada vez a un precio más alto y de menor calidad.

Todo este atropello, es consecuencia de la mala gestión de los recursos públicos que nuestros políticos no han realizado de forma equilibrada, pero ellos no van a reconocer jamás este hecho. Y no solo no lo reconocen, si no que dictan y aprueban leyes para que el pueblo pague sus errores.

No podemos ni debemos continuar siendo pasivos ante sus mentiras ni dejar que prosiga el camino de recortes haciéndose todo según les plazca a ellos. Hoy será el tren, mañana serán otros servicios.

Los trabajadores del Parque Temático serán los que sufrirán principalmente estas consecuencias, por verse reducido su medio de transporte; así mismo, también los visitantes tendrán menos opciones de desplazamiento para visitar esta zona de ocio.

Si este proyecto se hubiera trazado con la posibilidad de conexión con poblaciones al este de la comunidad (Arganda, Rivas-Vaciamadrid, etc.) seguramente hoy no tendríamos este problema, porque los pueblos del sur se conectarían de forma más efectiva, dando una respuesta a una necesidad ciudadana. Esto se traduciría en un mayor flujo de pasajeros y por tanto sería más rentable mantener el servicio de cercanías.

Todo ello demuestra que no se piensa en el bienestar y el desarrollo de los pueblos, sino más bien en intereses particulares.

Además se presenta otro problema. Las instalaciones existentes requerirán un mantenimiento, sin el cual su deterioro será inevitable a corto plazo. Esto acarreará un coste que tendremos que seguir pagando.

Nada es gratis en la vida. Todo lo conseguido ha supuesto sacrificios, a veces con un coste elevado. Si ahora permitimos el desmantelamiento de todo lo conseguido se habrá luchado para nada y lo que es peor, nuestro futuro se pondrá en peligro.

Los vecinos de este municipio reivindicamos la continuidad del servicio de esta línea de cercanías y rechazamos la actuación por parte de la Comunidad de Madrid al tomar esta decisión.

Unánimemente rechazamos las vanas palabras que se escuchan con frecuencia de boca de algunos dirigentes políticos, cuando afirman: “Tenemos todos que arrimar el hombro para salir de esta crisis.” ¡No, esta crisis ha sido provocada por ellos! Por tanto, que ellos la paguen.